8
Abr
2015
1

Canto de mí mismo

Yo he dicho que el alma no es más que el cuerpo,

y he dicho que el cuerpo no es más que el alma,

y que nadie, ni Dios, es mayor para uno de lo que

uno mismo es,

y que quien camina un estadio sin compasión camina

a su propio funeral metido en su mortaja,

y que yo y tú sin un céntimo podemos conseguir lo

mejor de la tierra,

y que mirar con un solo ojo o mostrar una habichuela

en su vaina confunde la sabiduría de todos

los tiempos,

y que no hay oficio ni empleo en que el joven que lo

ejerza no pueda convertirse en héroe,

y que no hay objeto tan frágil que no pueda servir de

eje a la rueda del universo,

y digo a todo hombre o mujer: que tu alma se alce

tranquila y serena ante un millón de universos.

(…………………………………………………………..)

Oigo y contemplo a Dios en cada objeto, aunque no

comprenda a Dios lo más mínimo,

ni comprenda quién pueda haber más maravilloso

que yo mismo.

¿Por qué desearía ver a Dios mejor que hoy?

Veo algo de Dios cada hora de las veinticuatro, y

cada momento también, en los rostros de los

hombres y mujeres veo a Dios, y en mi

propio rostro en el espejo,

encuentro cartas de Dios tiradas en la calle, y todas

están firmadas por el nombre de Dios,

y las dejo donde están, porque sé que por donde

vaya

otras llegarán puntualmente por todos los siempres

de los siempres.

Fragmento del Canto de mí mismo. Walt Whitman. Ed. Edaf

Te puede también gustar

La soledad

Deja un comentario