28
Ene
2015
2

El círculo del mundo

Permanecía yo entonces allí, de pie, sobre la más alta de las montañas y abajo, a mi alrededor, estaba el círculo del mundo. Y mientras allí estuve contemplé más de lo que pude describir y comprendí mucho más que lo hasta entonces visto; porque veía de un modo sagrado la forma de todas las cosas en el Espíritu y la forma de todas las formas, como si todo viviera unido cual si fuera un único ser.

Y contemplé como el círculo sagrado de mi pueblo formaba parte de los muchos círculos que componen el Gran Círculo, amplio como la luz del día y como la luz de las estrellas en la noche, y en su centro crecía un árbol poderoso y florecido, para cobijar a todos los hijos de una misma madre y de un mismo padre.

Y vi que esto era sagrado.

Alce Negro

Te puede también gustar

Las respiraciones catárticas, entre la biología y la cultura
Las raíces del racismo
Carta del indio Seattle al presidente de Estados Unidos
Sendero con corazón
Los Oglala

Deja un comentario